lunes, 14 de julio de 2014

La hipocresía socialista

n estos días estamos observando el declive de la izquierda en España. Algunos lo achacan a la falta de liderazgo interno en el PSOE o al auge de los partidos populistas de izquierdas que están surgiendo ahora en este país; sin embargo, en mi opinión este ocaso es debido a la falsedad y a la hipocresía que el socialismo tiene, por lo menos en España.


Con la proclamación  de Felipe Vl y la reciente Ley de Abdicación hemos podido ver la falta de principios políticos que el PSOE siempre ha tenido, además del compromiso nulo con sus votantes. Las ideas socialistas son republicanas y no defienden la monarquía, pero votan a favor de la Ley de Abdicación, creando un malestar entre sus propias filas y con los militantes y simpatizantes del partido.


Otro caso, por ejemplo, la falta de claridad en la posición del PSC con respecto a la deriva soberanista que está llevando a cabo CiU y personalmente, Artur Mas: algunos de los diputados autonómicos están a favor de la consulta ilegal y de la independencia anticonstitucional, pocos se rigen por la constitución que prometieron y la gran mayoría no se pronuncia claramente por miedo a que su opinión no sea del agrado de sus votantes y pierdan aún más votos. Ambición e hipocresía política.



No obstante, para mí la mayor representación del fariseísmo de la izquierda en este país se concentra en Andalucía. El PSOE lleva gobernando en esta comunidad cerca de 32 años (desde que los españoles obtuvimos democracia) y a la vista está la falta de desarrollo en todos los ámbitos que Andalucía sufre: el porcentaje de desempleo, la calidad de la enseñanza pública, los casos de corrupción por parte de PSOE y IU (que gobiernan sin haber sido el partido más votado) y, para que vean la falta de dignidad y sentido común, la privatización de hospitales públicos. Estas mismas medidas de privatización se están llevando a cabo por el gobierno popular en la Comunidad de Madrid; sin embargo, el PSM lo critica y descalifica, tachando de privatizar la sanidad pública cuando lo que se privatiza es la gestión, para así poder gestionar mejor cada hospital. Lo irónico del asunto es que el PSOE-A privatiza y nadie se entera (en parte por la imparcialidad de la Radio y Televisión de Andalucía, RTVA) pero en la Comunidad de Madrid esta medida, tomada por otro partido, es un atentado contra la igualdad y un recorte en derechos y libertades. Otro caso más de la hipocresía y el fariseísmo que la izquierda tiene en este país.


Con todo esto quiero hacer ver y explicar la falta de principios políticos y compromiso que este partido tiene. Porque España se merece que sus partidos estén comprometidos con la ciudadanía o que, al menos, tengan unas doctrinas e ideales claros en los que enmarcarse y poder actuar respecto a ellos. 

No hay comentarios:

INDICIOS DE MANIPULACIÓN

Al proceso orquestado por los independentistas catalanes, largo en el tiempo,  hay que reconocerle algunas virtudes organizativas. Las que...