martes, 18 de julio de 2017

Un cargo de Podemos asesoró a la banda que desvió fondos de ONG



Podemos, Valencia, ONG, Corrupcción, RoboLa trama de corrupción que los tribunales atribuyen a Rafael Blasco, el ex conseller que cumple seis años de cárcel por malversar el dinero de la cooperación, ha acabado manchando a Podemos y València en Comú, la marca con la que la formación morada obtuvo representación en el Ayuntamiento de Valencia.

Rafael Monterde, gerente de las fundaciones municipales InnDEA y Crea, asesoró a la organización criminal de Blasco para que montara la estructura que sirvió de trampolín para que los investigados desviaran el dinero de subvenciones a ONG's.



Según consta en el auto de procesamiento por el que se da fin a la instrucción de dos de las cinco piezas separadas del caso Cooperación, difundido el pasado viernes, los investigadores han acreditado que en la convocatoria del año 2010 los integrantes de la red «confeccionaron unos criterios de valoración nuevos» disponiendo «de la colaboración de Rafael Monterde, experto en cooperación, quien en todo momento estuvo en contacto con Marc Llinares, asesorándolo en temas de cooperación».

Llinares, Blasco y el empresario de Alzira Augusto César Tauroni ejercían, según ha concluido el juzgado, de «directores o jefes» del «grupo criminal» para poder «organizar el entramado necesario al objeto de obtener beneficios, repartiéndose de forma ilícita los fondos públicos».

Estos nuevos criterios que se elaboraron en colaboración con Monterde «fueron aprobados de facto por la Conselleria y explicados a la evaluadora» que participó en el presunto fraude que se juzgará. Al igual que en la convocatoria del año 2009, tras la recepción por parte de la Administración de los proyectos presentados por las entidades sin ánimo de lucro, el trámite ordinario consistía en la selección, por parte de los funcionarios o personal contratado por la Conselleria, de aquellos proyectos que cumplían con los requisitos de tipo administrativo requeridos por las bases.

Una vez superada la evaluación administrativa, se remitían los expedientes a la empresa evaluadora externa contratada, una sociedad que realizaba una evaluación técnica de los proyectos presentados.

Así, para la evaluación de los proyectos presentados a las convocatorias del año 2010 y 2011 se aplicaron unos criterios o términos de valoración que había confeccionado Monterde. Estos criterios permitieron una evaluación de proyectos con más discrecionalidad.

Términos de valoración
Según el auto, «cada término de valoración, a su vez, se dividía en categorías de análisis, pudiéndose hablar de criterios y subcriterios, asignando a cada uno de estos últimos un código determinado».

A su vez cada item «podía ser valorado de mayor a menor puntuación, como excelente, correcto, mejorable, incorrecto y deficiente». Sobre la puntuación concedida «a cada item se le aplicaba como factor de corrección un índice de ponderación, dando como resultado la puntuación final de cada subcriterio». De este modo las falsas ONG's de la banda de Blasco podían acceder a las ayudas públicas que daba la Generalitat.

En la convocatoria del año 2010, por ejemplo, se presentaron 197 proyectos al desarrollo, siendo evaluados los mismos por la trama con colaboradores externos, «entre ellos un equipo de la Universidad Politécnica dirigido por Rafael Monterde, quien a su vez colaboraba con Marc Llinares en la Conselleria». Este equipo estaba formado por Estela López, Inmaculada Román, Jenny Luz Mayta, Claudia Bouroncle y el propio Rafael Monterde.

De los proyectos presentados, tan solo obtuvieron subvenciones 46. En dicha convocatoria, dice la magistrada-instructora, la juez Nieves Molina, «también se alteraron las evaluaciones conforme a los criterios o preferencias de Marc Llinares, quien actuaba asimismo teniendo en cuenta las indicaciones de Tauroni y con la necesaria colaboración del administrador de la evaluadora externa».

Las pruebas
Monterde ha comparecido como testigo durante la instrucción y, pese al relato que recoge el auto, no figura entre los procesados porque no declaró como imputado. Jordi Peris, portavoz de València en Comú, le promocionó en el Ayuntamiento. Ambos han coincidido como profesores en la Universidad Politécnica de Valencia,

La causa incluye multitud de correos que Monterde envió a la trama explicando cómo manipular los criterios de evaluación. Según refleja la documentación a la que ha tenido acceso EL MUNDO, el gerente de las fundaciones municipales de Valencia se hacía llamar Danny Larusso, emulando al personaje que el actor Ralph Macchio interpretaba en Karate Kid. Llinares utilizaba el pseudónimo de Capitán Haddock, uno de los personajes de Las Aventuras de Tintín.


Las dos piezas que se han cerrado han investigado irregularidades en la concesión de subvenciones a ONG's y en la construcción de un hospital en Haití. Uno de los correos que envió Monterde hacía referencia a este último proyecto: «Hay que tener una argumentación preparada sobre la estrategia de Haití». Ayer, la Fiscalía recurrió el auto para que también figure entre los procesados Fernando Darder, un cooperante que colaboró con la red de Blasco

No hay comentarios:

El economista y columnista de 'Ara' que humilla a Junqueras: "Le pido que no nos tome por idiotas"

  FERNANDO TRÍAS DE BES ESCRIBE UN LAPIDARIO ARTÍCULO SOBRE LA FUGA DE EMPRESAS   "Junqueras tiene el récord de la historia de ...