viernes, 20 de noviembre de 2015

Lo que oculta ‘Imagine’: según John Lennon era ‘virtualmente el Manifiesto Comunista’

Marxista y millonario, proponía compartir el mundo pero no su fortuna

Lo que oculta ‘Imagine’: según John Lennon era ‘virtualmente el Manifiesto Comunista’

 
 
Al día siguiente de los atentados de París un pianista interpretó la canción “Imagine” de John Lennon ante la sala Bataclan, donde los terroristas asesinaron a 80 personas.
Una canción comunista presentada como una balada pacifista
Con esos atentados, el ISIS quiso atacar lo que Occidente representa. Paradójicamente, y bajo un aparente pacifismo, “Imagine” plantea una utopía totalitaria que se identifica bastante con los planteamientos comunistas, una ideología que también se opone -aunque sea en otro sentido- a los pilares de la cultura occidental y de la democracia liberal, a las que odian los fundamentalistas islámicos. En su canción John Lennon no dejó lugar a dudas de lo que consideraba un mundo ideal. Esto dice la primera estrofa:
Imagina que no hay países,
no es difícil hacerlo,
nada por lo que matar o morir,
ni religiones tampoco,
imagina a toda la gente
viviendo la vida en paz.”
Este mensaje conecta directamente con el internacionalismo y el materialismo marxistas. Lennon atribuye la ausencia de paz a la existencia de naciones y de religiones. Curiosamente, y significativamente, no imagina un mundo sin ideologías, y eso inmerso como estaba en un siglo en el que dos ideologías totalitarias, el nazismo y el comunismo, acabaron con las vidas de muchos cientos de millones de personas. El motivo de que Lennon perdonase de toda culpa a las ideologías lo veremos más abajo. Sigamos de momento con la canción. Esto dice la tercera estrofa:
Imagina que no hay posesiones,
me pregunto si puedes,
ninguna necesidad de codicia o hambre,
una hermandad del hombre,
imagina a toda la gente
compartiendo todo el mundo…”
En esta estrofa se identifica otro pilar del marxismo: el rechazo a uno de los derechos humanos más básicos, que es la propiedad privada. Llama la atención que alguna gente identifique como una expresión de pacifismo una canción que pretende resolver los problemas del mundo suprimiendo las creencias religiosas, las posesiones y los lazos de identidad entre los nacidos en una misma nación. Pero ¿había intenciones ocultas en esa canción? ¿O tal vez Lennon escribió lo que acabamos de leer simplemente porque se le pasaron esas ideas por la cabeza, sin más?
Lennon se jactaba de que ‘Imagine’ era ‘antirreligiosa’ y ‘anticapitalista’
En el libro “Lennon en América” de Geoffrey Giuliano, se recogen declaraciones del propio Lennon reconociendo que “Imagine” es “una canción antirreligiosa, antinacionalista, anticonvencional, anticapitalista, pero como está cubierta de azúcar, es aceptada.” Esto evidencia que el músico tenía una clara intencionalidad ideológica al escribirla. Pero por si quedaba alguna duda, la misma obra señala que Lennon describió la canción como “virtualmente el Manifiesto Comunista”.
Los elogios de Lennon a Mao, el mayor genocida de la historia
El documento más revelador sobre la militancia ideológica de Lennon es una entrevista concedida a la revista trotskista británica “The Red Mole” en 1971, el año en que se publicó “Imagine”. En la entrevista se refiere así a uno de los temas -la religión- que figuran en la canción:
“En una época estuve tan metido en la mierda religiosa que andaba por ahí llamándome comunista cristiano, pero como dice Janov, la religión es la locura legalizada.”
Teniendo en cuenta que la gran mayoría de la humanidad profesa una religión, cabe deducir que Lennon consideraba locos a la mayor parte de los seres humanos por no compartir su ateísmo. Sin embargo, el cantante no hacía ningún análisis sobre la locura de defender una ideología totalitaria, el comunismo, que ha matado a tantos millones de personas. Sobre uno de los peores genocidas comunistas, Mao Tse-Tung, esto es lo que decía Lennon:
“Después de la revolución tienes el problema de lograr que las cosas sigan adelante, de concertar todos los diferentes puntos de vista. Es muy natural que los revolucionarios tengan diferentes soluciones, que se dividan en diferentes grupos y luego se reformen, eso es la dialéctica, ¿no es cierto? – pero al miso tiempo tienen que unirse contra el enemigo, solidificar un nuevo orden. No sé cuál es la respuesta; obviamente Mao tiene conciencia del problema y mantiene las cosas en marcha.
Ante la crítica del entrevistador a la existencia de una “burocracia represiva” en esa dictadura comunista, Lennon salía en defensa de Mao:
“Sí, pero todos tenemos instintos burgueses en nuestro interior, todos nos cansamos y sentimos la necesidad de descansar un poco. ¿Cómo mantienes todo en funcionamiento y el fervor revolucionario después de lograr lo que te habías propuesto? Por supuesto, Mao los ha mantenido en China, pero ¿qué pasará cuando muera Mao? También utiliza un culto a la personalidad. Tal vez sea necesario; como dije, todos parecen necesitar una figura paterna.
Según “El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión” (1997), el mayor estudio realizado hasta la fecha sobre los crímenes cometidos por las distintas dictaduras y movimientos comunistas, la dictadura maoísta mató a 65 millones de personas. La mayor parte de estas muertes se cometieron durante la llamada “Revolución Cultural”, que estaba en marcha en el momento de concederse esa entrevista y que, además de ser el mayor genocidio de la historia, supuso también una catástrofe ecológica cuyas consecuencias aún perduran.
Lennon, partidario de una toma violenta y represiva del poder
Siguiendo con la entrevista publicada por “The Red Mole”, Lennon también se muestra partidario de una toma del poder seguida de una ola represiva:
“Si tomáramos el poder en Gran Bretaña, tendríamos la tarea de limpiarla de burguesía y de mantener a la gente en un estado mental revolucionario.
Lo que Lennon proponía ya se estaba haciendo en diversas dictaduras comunistas, sumiendo a poblaciones enteras bajo una losa de brutal opresión y de miseria. Sobre la forma de hacerse con el poder, Lennon también sigue la hoja de ruta violenta del comunismo al pie de la letra:
“Creo que no sería tan difícil que la juventud se ponga realmente en movimiento. Tendrías que darle rienda suelta para atacar los ayuntamientos o para destruir a las autoridades escolares, como los estudiantes que rompen la represión en las universidades. Ya está sucediendo, aunque la gente tiene que unirse más.”
Hacie el final de la entrevista también apunta otro paso a seguir para impedir que la democracia se defendiese de una insurrección violenta como la que propone: tendríamos que infiltrar al ejército, porque están bien entrenados para matarnos a todos. En la entrevista incluso discrepa de Yoko Ono cuando ella afirma que “tal vez podamos hacer una revolución sin violencia”. Lennon le lleva la contraria: “no puedes tomar el poder sin una lucha”. Presentarse a unas elecciones y convencer a la gente de que le voten, por lo visto, no entraba en sus esquemas. De hecho, en otro momento de la entrevista enumera a sus referentes totalitarios: “Todas las revoluciones han ocurrido cuando un Fidel o Marx o Lenin o quien sea, que eran intelectuales, pudieron comunicarse con los trabajadores. Juntaron un buen grupo de gente y los trabajadores parecieron comprender que vivían en un estado reprimido.” Es decir, que este señor pensaba que la gente en las dictaduras comunistas vivía menos reprimida que en las democracias occidentales. La monda.
Cuando se trataba de compartir su fortuna, Lennon escurría el bulto
Choca un poco leer esas cosas de un personaje que se convirtió en millonario ya siendo muy joven en un entorno capitalista. Sus ideas a favor de compartir todo el mundo no incluían, eso sí, su abultada fortuna. Muestra de ello es la contestación que dio John Lennon en una entrevista que le hizo la revista Playboy en septiembre de 1980:
Playboy: “John, ¿realmente necesitas tantas casas en todo el país?”
Lennon: “Son buenos negocios. ”
Playboy: “¿Por qué alguien necesitaría 150 millones? ¿No estarías perfectamente contento con 100 millones? ¿O un millón?
Lennon: “¿Qué sugieres que haga? ¿Dar todo y caminar por las calles? Los budistas dicen: “Deshazte de las posesiones de la mente”. Deshacerme de todo el dinero no lograría eso. Es como The Beatles. No podría salirme de The Beatles. Es una posesión que aún está en mí, ¿no? Puedo salirme de una casa o de 400 casas pero no voy a poder escapar.
Unas excusas que parecen muy peregrinas para alguien que nueve años antes proponía un mundo sin posesiones y compartiéndolo todo.

No hay comentarios:

MARTA ROVIRA CALIENTA LA CAMPAÑA

Oriol Junqueras y Marta Rovira, dirigentes de ERC Serenidad, prudencia, templanza, sentido común y algunas cualidades más tendrían q...