sábado, 23 de agosto de 2014

Por una vida de «calidad»

Un matrimonio y sus hijos dejan su ajetreada vida en Suiza para abrir un alojamiento rural en Sierra Morena.
 
 
Brigitte, 48 años, reputada médica naturista con consulta propia en Suiza. Roger Schläpfer, 50 años, también suizo, ejecutivo de una empresa internacional, responsable de reclutar para un banco internacional, los mejores cerebros existentes en el mundo. Y sus tres hijos, Lilian, Olivia y Dominic, son una familia ideal, bien situada social y económicamente en Suiza.
¿Quién no querría ser como ellos? Pues lo han dejado todo: su vida en Suiza, trabajos, casa, familia y amigos, por una nueva vida en Montoro. «Tanto mis hijos como yo, pasábamos semanas sin ver a Roger», y eso «no es calidad de vida», lamenta Brigitte.
No podían continuar así. Ni ellos, ni sus hijos, que tenían que levantarse a las 5.30 horas de la mañana, para coger el tren hasta llegar a la ciudad donde estudiaban, volviendo tarde a casa y sin tener vida social. Por eso, argumentan que «teníamos que cambiar radicalmente», justo antes del inicio en la Universidad de su hija mayor, Lilian.
Un nuevo comienzo, que les ha llevado a apostar e invertir en España, «buscando la paz, el sol y una vida más calmada». Así, han llegado hasta el antiguo cortijo Triguillos de Sierra Morena, en Montoro, sito en el camino San Fernando. Un viejo lagar, que, tras dos años de restauración, entre dos profesionales de la construcción y la mano de obra de Roger incluida, se ha convertido en el nuevo alojamiento rural Olivetum Colina, orientado a turismo internacional.
Se trata de unas instalaciones «con estilo y encanto, para disfrutar del descanso, en el corazón de Andalucía», como expresa Roger. Desde el pasado mes de abril, el alojamiento está operativo, compuesto por un total de tres habitaciones superiores, denominadas Cádiz, Córdoba y Sevilla, dos habitaciones estándar, llamadas Montoro y El Carpio y el cottage Granada.
Y con un concepto muy claro, «nuestros huéspedes deben estar un mínimo de cuatro noches, y no pueden traer ni hacer ellos la comida» porque «nosotros les ofrecemos servicio de cocina exclusivo, y si quieren comer fuera, les recomendamos restaurantes», apunta. E incluso, desde Olivetum Colina, «gestionamos cualquier actividad de turismo activo en Andalucía».
Ahora, en Montoro, aseguran, «trabajamos para vivir», mientras que en Suiza, «donde un refresco cuesta 4 euros, vivíamos para trabajar».
 

No hay comentarios:

Un golpista que acaba de cometer un fraude electoral no puede convocar unas elecciones

Indignante nueva oferta de impunidad del Gobierno de Rajoy a Puigdemont Un golpista que acaba de cometer un fraude electo...