domingo, 29 de junio de 2014

Víctimas de Fidel Castro y Hugo Chávez desenmascaran el horror que hay tras el mensaje 'pijo-progre' de Podemos

El disidente Carlos Payá dice al eurodiputado Iglesias, que junto a otros dirigentes de Podemos ha cobrado casi cuatro millones de Venezuela, que "En Cuba hay pobres tan pobres que no tienen derecho a decir que son pobres".
 
"La Asamblea de Venezuela está dominada por un capitán que saca a patadas a los diputados que protestan"
 
 
Guillermo Fariñas, Pablo Iglesias, María Corina Machado, Juan Carlos Monedero y Carlos Payá.
 
 
 
Este domingo, 29 de junio de 2014, el diario La Razón publica una serie de cartas al líder de Podemos, bajo el epígrafe: "La realidad que desprecia Pablo Iglesias".
En la pieza, disidentes y represaliados de Cuba y Venezuela desmontan desde su experiencia la falacia que Pablo Iglesias y su socio Juan Carlos Monedero, junto al nutrido grupo de profesores de la Universidad Complutense madrileña que intregan el núcleo directivo de 'Podemos', defienden en Europa sobre ambos de países ("Me siento digno defendiendo a Chávez frente a la basura mediática española").

Iglesias, que continúa negándose a condenar el régimen cubano - al que se refiere como "revolución cubana"- defiende también en Bruselas que la experiencia boliviariana es la receta para articular el sur de Europa ("Pablo Iglesias, Monedero y los profes de Podemos son casta... pero variedad chavista").
En las ocasiones en las que se le inquiere sobre los déficit democrático de ambos países, Iglesias y su formación en general, lo achacan a la "obsesión" de "algunos medios de comunicación" contra Castro y Chávez ([Video] 'La casta', o 'the caste' aterriza en Europa).
"Le recuerdo que en Cuba también hay gente de izquierdas reprimida" le indica al 'profesor' Iglesias el disidente Carlos Payá, el representante del Movimiento Cristiano de Liberación en España, y hermano del fallecido Oswaldo Payá.
Asimismo, realiza un recorrido somero por la situación actual de la isla en la que "la más mínima disidencia con el régimen es duramente castigada, los opositores siguen siendo oprimidos, obligan a sus vecinos a participar en los llamados "actos de repudio" que a menudo terminan con agresiones físicas.
"No es posible asociarse,no es posible publicar nada que no esté acorde con el régimen y mucho menos construir un partido político".
Payá le señala al ahora eurodiputado Iglesias la realidad que no quiere ver:
"En Cuba hay pobres tan pobres que no tienen derecho a decir que son pobres".
También contribuye a tratar de abrirle los ojos Guillermo Fariñas, el disidente cubano - y premio Sajarov- quien además le reprocha haberles llamado, precisamente a ellos, mercenarios.
"Usted se ha atrevido a tildarnos a nosotros los patriotas cubanos quenos enfrentamos al castrismo a cara descubierta dentro de esta isla del engaño con el término peyorativo de mercenarios".
Y continúa:
"Usted comprenderá que yo y mis colegas prodemoráticos nacimos en Cuba y que sí es cierto que nosotros recibimos ayudas materiales de nuestros compatriotas exiliados, porque una de las primeras medidas que toman las autoridades castristas al conocer que un ciudadano rompió con el miedo y se incorporó a los grupos antitotalitarios es expulsado de su empleo. Una manera cruel de hacerle pasar hambre a un disidente, pero también a todos sus familiares".
Pero no solo Cuba está en la agenda de Pablo Iglesias.
El líder de Podemos también alaba sin pudor al régimen chavista de Nicolás Maduro, cuyos ciudadanos llevan meses en las calles protestando y sufriendo los rigores de un régimen que tiene poco de democrático (Alberto Casillas le agria el desayuno a Pablo Iglesias: "Los obreros ya les sobramos a Podemos").
La encargada de intentar hacerle caer la venda de lo ojos a Pablo Iglesias es María Corina Machado, la opositora venezolana que conoce en carne propia los rigores de enfrentarse a la voz oficial del régimen.
"Hay que llamar a las cosas por su nombre, cómo si no se pueden catalogar a un régimen que controla la Justicia, donde la Asamblea está dominada por un capitán que saca a patadas a los diputados y en el que las protestas son reprimidas con violencia y cárcel".
La opositora venezolana denuncia:
"Un gobierno que carga contra sus jóvenes y donde los medios de comunicación están censurados, e Incluso donde los humoristas son sacados de antena cuando lanzan críticas.
LAS CUATRO CARTAS
  •  

    No hay comentarios:

    Los mozos ya no son nuestros

    Si los mozos de escuadra aplican la ley contra los manifestantes de la CUP, son «la policía militarizada» por el 155.   Si nos hubiera...