lunes, 26 de junio de 2017

Cuando los agredidos son guardias civiles o una monja, a Podemos le importa un bledo

El partido morado demostró ayer su doble vara de medir ante las agresiones.
 

“Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos haceis cosquillas, ¿no nos reímos?, Si nos envenenáis, ¿no nos morimos?” Esto lo escribió William Shakespeare en “El mercader de Venecia”.
El escritor inglés ponía esas palabras en boca de Shylok, un mercader judío. Casi tres siglos y medio después, Ernst Lubitsch usó este monólogo en “Ser o no ser” (1942), una película ambientada en la Polonia ocupada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, para denunciar a unos totalitarios -los nazis- que trataban a ciertos seres humanos como si no tuviesen dignidad. Me he acordado de esta escena ante una sucesión de hechos que enunciaré cronológicamente:
 
En octubre de 2016, dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas sufrieron una brutal paliza a manos de 45 proetarras en Alsasua, Navarra. Ante la detención de varios de los proetarras, Podemos calificó a los agresores de “víctimas” y tachó la salvaje agresión de mera “pelea de bar”. La actitud de Podemos provocó indignación en la Guardia Civil.
El pasado jueves, una monja sufrió una brutal agresión en Granada, a manos de un joven que le fracturó la nariz, mientras le gritaba “¡Esto por ser monja!”. A pesar de la gravedad del hecho y de ser un claro delito de odio motivado por la cristianofobia, Podemos ha sido uno de los partidos que no han dicho nada sobre lo ocurrido.
El pasado fin de semana una docena de nazis agredieron a una pareja homosexual en Madrid, a patadas y puñetazos: una agresión tan brutal como cobarde, cometida por una banda de delincuentes que superaba en número -como en Alsasua- a los agredidos. Tres de los agresores han sido detenidos. Esta vez la reacción de Podemos ha sido muy diferente a la que tuvo ante las otras dos agresiones:
  
Muchos tuiteros le están reprochando a Podemos esta doble vara de medir. Y no les falta razón. Tanto los guardias civiles y sus parejas, como las monjas y los homosexuales son todos seres humanos. Cuando les dan una paliza, todos sangran y sufren dolor. Los tres casos citados son igual de condenables, igual de aborrecibles… pero no para Podemos, por lo visto. El partido de ultraizquierda antepone su ideología a algo tan humano como la compasión. Parece olvidar que cuando alguien ejerce un cargo público pagado por todos, no puede establecer diferencias a la hora de condenar agresiones, como si hubiese palizas que merecen ser condenadas y otras que no, como si hubiese algunos agredidos que son menos humanos que otros.
De hecho, el partido morado se va a ver atrapado por su actitud sectaria. Y lo plantearé a las claras: ¿Podemos llamará “víctimas” a esos nazis y se reunirá con sus familias, o eso lo hizo con los agresores de Alsasua por simpatía hacia los proetarras? Si algún partido tachase de mera “pelea” esa brutal agresión nazi, ¿con qué cara se atreverían a decir nada los podemitas, después de haber tachado así a una agresión de 45 energúmenos contra dos guardias civiles y sus parejas?
 

No hay comentarios:

Mi foto
CORDOBA, CORDOBA, Spain
Hombre,64 años,

El Tiempo en Córdoba

relojes web gratis
3 http://webstats.motigo.com/ www.motigo.comhttp://motigo.com/images/webstats_counter/n80x15-7.gif?id=2147526197 http://m1.webstats.motigo.com/c.js?id=2147526197&lang=es&i=3