domingo, 27 de julio de 2014

Jordi Pujol confiesa sus delitos en Andorra pero no aclara sus cuentas en Suiza

¿Herencia o robo de dinero público? Un juez y Hacienda tienen la última palabra tras confesar Pujol sus graves delitos
¿Herencia o robo de dinero público? Un juez y Hacienda tienen la última palabra tras confesar Pujol sus graves delitos
Jordi Pujol ha confesado por fin sus delitos como evasor fiscal en Andorra(ampara en su nota pública a su primogénito y homónimo, acusado de blanqueo en el Principado cuando asegura que “se decidió que esta persona cediese esta gestión a uno de mis hijos”) pero nada dice de sus cuentas en Suiza. Durante muchos años ha negado tener dinero en la confederación helvética pero la Brigada Anti Blanqueo asegura que su última inversión de 125 millones de dólares en el Hotel Encanto de Acapulco (Mexico) procede del banco privado Lombard Odier con sede en Ginebra (Suiza). Antes de hacer públicos sus actos, que achaca a la herencia de su padre, el banquero Florenci Pujol, y que ocupan este sábado las primeras páginas de toda la prensa nacional, el propio Jordi Pujol se enrocaba, lo negaba todo y comparaba este asunto con el de Banca Catalana, que necesitó 300.000 millones de pesetas de dinero público para evitar la quiebra. Entonces le salvó un generoso “regalo” económico y judicial que le hizo su más entrañable amigo y su más fiel aliado político y parlamentario, el entonces presidente socialista Felipe González. Hoy, tras su declaración inculpatoria, se hace necesaria y urgente una investigación fiscal a fondo, dadas las enormes lagunas, silencios y visiones desvirtuadas que presenta. Y es que Jordi Pujol se movió siempre en el ambiente familiar de la banca, sus padres fueron banqueros, sus cuñados y amigos también, él mismo lo fue, y su padre llegó a ser condenado por evasión de capitales… a Suiza.Desde “Espía en el Congreso” ofrecemos a los inspectores fiscales los antecedentes de este largo caso de impunidad fiscal por si pudiera servirles de ayuda.
Marta Soley y Florenci Pujol, padres de Jordi Pujol i Soley
Marta Soley y Florenci Pujol, padres de Jordi Pujol i Soley
Florenci Pujol, padre de Jordi Pujolcompró su primer banco en 1959. Se llamaba Banca Dorca y le costó 12 millones de pesetas de la época. Con los consejos del padre, que estaba inhabilitado por delitos económicos, lo compraron su hijo, Jordi Pujol, y la madre de éste, María Soley, junto aFrancesc Cabana, casado con María Pujol, hermana menor de Jordi, y el empresario catalán David Tennembaum, que compró las acciones a través de su esposa, Ruth Kischner. El padre de Pujol y el empresario eran socios en una pequeña empresa de bolsa y cambio de divisas.
El libro que escarbó en las raíces financieras de Pujol
El libro que escarbó en las raíces financieras de Pujol
Jordi Pujol quería hacer de la pequeña Banca Dorca un gran banco catalán y así nació Banca Catalana. El problema era su padre, condenado por tráfico de divisas. “Florenci Pujol era conocido como el “Pujolet de la Borsa”. Junto a su socio Moisés David Tennembaum, en la década de 1950 se dedicaba a la compraventa de divisas, algo mal visto por las autoridades franquistas, que aún seguían optando por la autarquía; aún no habían llegado al poder los tecnócratas del Opus Dei que apostarían por los planes de desarrollo”, señalan Félix Martínezy Jordi Oliveres en su libro “Jordi Pujol: en nombre de Cataluña”.
Tennembaum y Pujol eran importantes. Ellos me proporcionaban las divisas, y yo necesitaba muchas. Florenci Pujol era un hombre muy simpático, con una mirada irónica y maliciosa, de pícaro inteligente. Con aquella mirada solo era necesario decir “Florenci” para que él estuviera interesado y te preguntara inmediatamente si necesitabas dos o diez. El judío David Tennembaum era su socio y las operaciones se realizaban con total seguridad en el mercado libre de Tánger, único mercado de la peseta”, señala un testigo, Manuel Ortínez.
 
Jordi Pujol, en la época en la que amasó su fortuna
Jordi Pujol, en la época en la que amasó su fortuna
“El trabajo de cambio de divisas les trajo problemas con las autoridades: en 1959Florenci Pujol y David Tennembaumfueron condenados por evasión de capitales a Suiza, según aparece en el BOE de 9 de marzo de 1959. Por esta razón tuvieron que ser sus esposas,Maria Soley y Ruth Kischner, las que formaron parte del consejo de Administración de Banca Catalana en representación de sus respectivos maridos”, confirman los autores del libro. Ni Pujolpadre ni el hijo formaron parte del primer consejo, porque este último ya estaba dedicado a la política clandestina. Había sido procesado por el consejo de guerra a causa de “els fets del Palau”, por lo que entró Salvador Casanovas, su abogado en esta causa. En ese consejo bancario estaban Víctor Seix y los Valls Taberner. Jordi Pujol no pudo ser el consejero delegado de Banca Catalana porque entró en la prisión de Torrero. Su condena a siete años de cárcel como militante de Cristians Catalans, movimiento cultural catalanista, se produjo por entonar en el Palau ante varios ministros de Franco el Cant de la Senyera y por la difusión del manifiesto Us presentem al general Franco. Cumplió dos años y medio de prisión y unos meses de destierro en Girona. Once años después fundaría CDC y ya en 1976 dejaría la vicepresidencia deBanca Catalana para hacerse político profesional.
La versión íntegra de Jordi Pujol:
Pujol confiesa sus delitos
Pujol confiesa sus delitos
“Ante las informaciones aparecidas desde hace casi dos años en relación a los miembros de mi familia más directa y a las insinuaciones escritas sobre el origen de los medios económicos de la misma, me veo obligado a poner de manifiesto los siguientes extremos:
- Mi padre Florenci Pujol i Brugatdispuso como última voluntad específica que dinero ubicado en el extranjero -distinto al comprendido en su testamento- fruto de una actividad económica de la que ya se ha escrito y comentado, y que no se hallaba regularizado en el momento de su muerte en septiembre de 1980, fuera destinado a mis siete hijos y a mi esposa, puesto que él consideraba errónea y de futuro incierto mi opción por la política en lugar de seguir en el mundo de la actividad económica. Y aún más, porque habiendo vivido de cerca la difícil época de los años 30 y 40 tenía miedo de lo que le podía pasar, y más de lo que podía pasarle a un político muy comprometido.
-La repentina muerte de mi padre tuvo lugar a unos escasos cinco meses de mi toma de posesión como presidente.
Pujol dice que no metió la mano en la Caja
Pujol dice que él no metió la mano en la Caja, sino que era la herencia de su padre
-En aquel momento la minoría de edad de todos mis hijos me convertía en responsable legal de cualquier decisión y, pese a que mi conciencia y mi cargo me empujaban a rechazar esta herencia, la última voluntad de mi padre junto con su opinión y dudas sobre mi opción vital por la política pesaban todavía más, y finalmente decidí encargar su gestión y regularización a una persona de máxima confianza de mi padre y también mía, gestión de la que no quise saber nunca el más mínimo detalle, hasta que llegados a la mayoría de edad todos mis hijos se decidió que esta persona cediese esta gestión a uno de mis hijos. Es en este momento que mi error original contaminó directamente a mis siete hijos y a mi esposa.
-Lamentablemente nunca se encontró el momento adecuado para regularizar esta herencia, como sí han podido hacer el resto de personas que se encontraban en una situación similar en tres ocasiones excepcionales a lo largo de más de treinta años de vigencia del actual sistema tributario.
Pujol dice estar dispuesto a inclinarse ante la justicia y Hacienda para pagar por sus delitos
Pujol dice estar dispuesto a inclinarse ante la justicia y Hacienda para pagar por sus delitos
-Finalmente ha tenido que ser en estos últimos días que los miembros de mi familia han regularizado esta herencia, con las consecuencias del nuevo marco legal aprobado para incentivar la última regularización excepcional denoviembre de 2012 y para penalizar extremadamente las regularizaciones posteriores.
-De los hechos descritos y de todas sus consecuencias soy el único responsable, y quiero manifestarlo de forma pública, con mi compromiso absoluto de comparecer ante las autoridades tributarias o, si es necesario, ante instancias judiciales, para acreditar estos hechos y de esta forma acabar con las insinuaciones y los comentarios.
-Expongo todo esto con mucho dolor, por lo que significa para mi familia y para mí mismo, pero sobre todo por lo que puede significar para tanta gente de buena voluntad que pueden sentirse defraudados en su confianza, a la cual pido perdón. Y también les pido que sepan separar los errores de una persona – aunque haya sido muy significativa-, y que esta declaración sea reparadora en lo que sea posible del mal y de la expiación por mí mismo
 

No hay comentarios:

Un golpista que acaba de cometer un fraude electoral no puede convocar unas elecciones

Indignante nueva oferta de impunidad del Gobierno de Rajoy a Puigdemont Un golpista que acaba de cometer un fraude electo...